martes, 10 de mayo de 2011

Día dos

A medida que voy sustituyendo a mi antiguo yo, debo analizar mi existencia. Cuando salí de la casa en la que vivía, busqué un hogar para ir.
La descripción del lugar donde vivir no debe empezar por "....casa con salón, TV y microhondas. Tiene roperos amplios y orientada al sur" Un hogar es donde habitar con personas a las que quieres. Seres que te den la mano cuando te caes y que llenen el espacio donde vives con amor. Recordé haber vivido en uno así, pero era muy niño. Ahora me tocaba a mi. Pensé que mi hijo necesitaba uno y así empecé a construirlo. Decidí que el sitio ideal era compartiendo vivienda. He oído hablar de la intimidad. Pero a mi no me la presentaron. Por ello me he transformado en un animal de manada, que vive a gusto rodeado de su gente querida. Mi hogar es la casa de una mujer maravillosa que me alquila una habitación grande y fresca. El resto es un porche donde pasar las tardes tranquilas y un huerto, un hermoso huerto, donde pasamos tiempo mi pequeño y yo, viendo florecer la vida por todos los rincones.


No hay comentarios:

Publicar un comentario