lunes, 6 de octubre de 2014

Día menos treinta y cuatro

Hace 10 años tras las experiencias vividas en el Pirineo, deseé con todas mis fuerzas trabajar en la montaña, caminando por ella, disfrutar de su majestuosidad. A los 6 meses me dieron trabajo como guía de campo, sin tener titulación ni experiencia.

Hace 8 años, creí que el mejor trabajo que podía tener era en una oficina con bonitas vistas, horario continuo y una maquina de café cerca. a los 6 meses pude trabajar como administrativo durante 4 años. Mi jefe comentó alguna vez que no sabía porque me había contratado si no tenia ni titulación ni experiencia. Yo le respondía con una sonrisa.
 
Decidí hace un par de años dedicarme laboralmente a la permacultura. Sembré la semilla del deseo en mi corazón, lo regó la esperanza y ha empezado a brotar. 

Si se pide con el alma y todo el cuerpo acompaña el deseo, las cosas ocurren, no sabría explicaros como, pero tengo claro que ocurren. 

Aun así, la aceptación es mi compañera de viaje. No es tan importante lo que consigo como lo que vivo mientras ocurre lo que he  creado.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario