miércoles, 6 de agosto de 2014

Día menos treinta y cinco

¿Que es la paz?
¿Un suspiro en el atardecer tras un día estresante?
¿El momento posterior al cese total de una violencia extrema?
¿Dejarme despeinar por el viento mientras sentado en la arena contemplo el mar tras haber llorado?
¿o es el momento justo antes de la tormenta en el que el aire se hace irrespirable y la quietud sobrecoge?

La paz al igual que la tormenta son contiguas. No puede haber una sin la otra, cuando una cesa la otra comienza.

Existo en una espiral en la que el "bien" y el "mal" se dan la mano. Las dos caras de la misma moneda. 

Querido sol, da luz a mi alma para calentarla.


No hay comentarios:

Publicar un comentario