viernes, 24 de agosto de 2012

Día veintiocho

Como siempre ando metido en mil líos se me pasó que el martes había quedado con Andrew para arreglarle otra vez la bici. El se desplazaba con ella por que no tenia ningún otro medio de transporte. Como solo hablaba ingles tuvo dificultades para encontrar trabajo y relacionarse. Había pensado quedar con el la semana que viene, que son solo 6 días después de lo acordado. Pero ya es tarde, pues ayer me dijeron que Andrew había fallecido. No tenia familia ni pertenencias. 

 Me hizo recodar algo de un cuento famoso:

- ¿cuanto tiempo es para siempre?

- A veces, solo un segundo.

Descansa en paz hermano Andrew, has grabado tu bondad en nuestros corazones. Gracias por haber compartido tu existencia con nosotros.


No hay comentarios:

Publicar un comentario