domingo, 25 de septiembre de 2016

Día menos veinte

Siento el calor de una brisa de verano y la fresca humedad marina suspendida en el aire rozando mi cuerpo. Aun sigo buscando la felicidad y mientras tanto hago los deberes; perdonar las ofensas y perdir perdón a los ofendidos, buscar el calor de amigos cuando mi corazón tiene frío, inspirar fuertemente en la tormenta para captar su furia y expirar la paz que anelo guardar dentro de mi. 

Me comeré un helado de hojas de almendro bravío e hinojo, me pondré mi mejor sombra, peinaré mis uñas y con un hermoso ramo de plumas abandonadas iré en busca de la salamandra que habita en los fuegos. Le diré que su llama se agota en mi interior cuando los sueños siguen su vuelo sin detenerse en la ventana de esta jaula de carton donde estoy por el momento. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario