viernes, 7 de febrero de 2014

Día menos cuarenta y uno

Como aprendiz de la vida, sigo surcando los mares embravecidos de la ignorancia en busca de una orilla de sabiduría. Estoy asistiendo a un curso para el cual es necesario un trabajo personal profundo....y yo creía que lo tenia hecho.
En la tormenta que arrecia mi interior, pongo como ejemplo uno de los bloqueos (del cual no me quería hacer cargo) que ha salido a la luz y ahora es el momento de solucionarlo, "miedo al conflicto".
Toda mi vida ha estado marcada por el miedo a los conflictos que se generaban o mas bien por los que se podrían haber generado. Ahora he comprendido que no debí esquivarlos. Huir de los conflictos solo consigue retrasar su solución empeorarla o hacer que incluso pueda enfermar pues el cuerpo y las emociones son parte del mismo ser.

Aceptarlo cuando surja el próximo y afrontarlo de forma consciente, sentarse junto al fuego con el, escucharlo y ofrecer amor, perdón o gracias. El conflicto es una forma de aprendizaje increíble, debemos estar preparados para recibirlo. Ahora toca aprender a vivir con ello.



No hay comentarios:

Publicar un comentario