lunes, 30 de diciembre de 2013

Día menos cuarenta y tres

Meditar, no se como se me pudo olvidar. Como no tengo mucho poder adquisitivo, estoy haciendo yoga en casa de un amigo, esto, meditar y volver a correr por el campo me a devuelto la ilusión.

Esta mañana a las 6 aun dominaba la oscura noche. Los campos estaban helados y el aire gélido dolía un poco al entrar por la nariz pero mi corazón estaba caliente. Me siento nuevamente vivo.

El tiempo no borra la memoria pero atenúa los recuerdos dolorosos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario